854 70 28 65 info@socratica.es
Seleccionar página
Escultura de Sócrates en el Louvre.

Escultura de Sócrates en el Louvre, París.

“Sólo el conocimiento
que llega desde dentro
es verdadero conocimiento.”
– Sócrates

¿Por qué llamarse Academia Socrática? ¿Por qué Sócrates? ¿Es acaso Socrática una academia de filosofía? No exactamente. Socrática es un centro especializado en Coaching Educativo.

Es una evolución del concepto de academia de refuerzo escolar y clases particulares. El espacio se configura como un gimnasio, en el que los estudiantes se entrenan para conseguir mejores resultados. Pero, a diferencia de la academia tradicional, en Socrática se utiliza el coaching educativo para que los estudiantes superen las barreras que les impiden alcanzar su máximo potencial.

El nombre de esta Academia se eligió, precisamente, por la relación que existe entre Sócrates y el coaching. ¿Qué tienen que ver el fundador de la filosofía y una metodología de mejora del desempeño a los que separan unos 2.400 años? La dialéctica y la mayéutica eran dos aspectos básicos de la metodología utilizada por Sócrates. El coaching es eminentemente conversacional, y se sirve de las preguntas para la generación de conciencia, autoconocimiento y responsabilidad. La mayeutica era como se llamaba en griego a la obstetricia, dicho de otro modo, el trabajo de las comadronas, de las personas que ayudaban a dar a luz. En el coaching, se ayuda a una persona a dar a luz su propia grandeza, a descubrir su verdad y su realidad y superar sus limitaciones para alcanzar su máximo desarrollo.

En Socrática, trabajamos con una metodología de coaching educativo para que los estudiantes, día a día, aprendan a superarse a sí mismos y a crecer por encima de sus dificultades de aprendizaje, sus nervios al hacer los exámenes y su falta de confianza y autoestima. Se les ayuda a crecer, aprovechando los retos que ofrece la etapa escolar para que crezcan como personas y lleguen a la edad adulta preparados para ser más responsables, más efectivos y, sobre todo, más felices.